Make your own free website on Tripod.com
Archivo |
MuestraLingua
El Enstruktor Nš 16
18 Av 5648 - 1888

por Rifat Birmizrahi

POR UN ALFILAR (alfinete)

      Los filozofos sostyenen ke munchas vezes los grandes efektos son produsidos por unas kavzas muy chikas.  Rakontan un echo verdadero ke preva ke los filozofos tyenen razon.

      Sinyor Jak Lafit (Fransez) tuvo trenta milyones de Frankos, el fue primer ministro, el suvyo al lugar el mas alto dela rikeza i del poder.  Si vos bushkas la orijin i la kavza primera de esta furtuna i de estas grandores, vos toparesh... un alfilar (alfinete).

      Kuando Lafit vino a Paris, enel 1788, toda su ambisyon se limitava a obtenir un chiko empyego en una kaza de banka.  El se prezento onde sinyor Pergo, riko bankero Isvichrano.  Pergo vinia de estableserse en un manyefiko lokal onde Lafit fue prezentado.  Este ultimo prezento su demenda.  "Emposivle de admetervos onde mi, al menos por el momento, le respondyo el bankero; mis ofisyos son komplidos.  Mas tarde si yo tengo menester de alguno, yo vere; ma entre tanto, yo vos konsejo de bushkar un otro lugar; porke yo penso ke asta longo tyempo yo no tendre lugar vakante."

      Ansi embiado, el mansevo solisitador saludo i se retiro.  En pasando por el kortijo de la banka, triste i la frente abokada, el se abasha, rekoje un alfilar i lo apunta sovre su vistido.  El era leshos de dudarse ke esta aksyon enteramente semple i sin entisyon devia deseder de su avenir, i ke kon este alfilar, el iva fiksar su furtuna.

      En pyes, delantre la ventana de su kabineto, el bankero avia sigido de los ojos el retirameyento del mansevo.  Este bankero era de akeos observadores ke saven el presyo de las chikas kozas i djuzgan la espesya umana sovre unos detalyos en aparensya sin emportansa.  El avia visto rekojer el alfilar, i este akto le plazyo.  En este semple movimyento, avia por el la deskuvyerta de un karakter.  Era una garansia de orden i de ekonomia, una prenda asigurada de todas las kualidades ke azen el buen finansyero.  Un mansevo ke rekojia un alfilar devia ser un ekselante empyegado, mereser la konfiensa de su patron, i arivar a una alta prosperidad.

      Ala tarde mesma, el mansevo Lafit, resivyo un bilyeto de Pergo, ke le dizia: Vos tenesh un lugar en mis ofisyos; vos puedesh vinir okuparlo manyana mesmo.

      El bankero no se avia enganyado:El mansevo del alfilar posedia todas las kualidades rekerijas, i mesmo algunas de mas.  El empyegado devino luego kashero, pues asosiyado, pues kapo de la primera kaza de banka de Paris, pues deputado, i en fin prezidente del konsilyo de los ministros, el posto el mas elevado ke puede alkansar un sivdadino.

      Ma ken save?  Sin este alfilar, Lafit no entraria en los ofisyos de Pergo; un otro patron no le avreria una kariera tanta ermoza; sus talentos i sus luzes no se desveloparian tan anchamente por arivar a unos rezultados tan manyifikos.


PROVERBOS i MAKSIMES

  • Las orejas de un kuryozo son komo unas ventozas ke travan lo ke todo ay de mal.

  • Kuando mi amigo es disdechozo, yo vo toparlo; kuando el es venturozo yo lo espero.

  • No tengash una alta opinyon de vos mezmo, ma no vos menospresyesh tambyen.