Make your own free website on Tripod.com
Archivo |
MuestraLingua
El Telegrafo Nš 5
3 Tamuz 5652 - 28 Junyo, 1892

por Rifat Birmizrahi

El buketo de viyoletas:

      El se yamava Leon, eya se yamava Klara.  Eran primos, el padre de Klara se avia ido a morar a Paris onde era notaryo i patron de una ermoza furtuna.  El padre de Leon avia kedado en la provensya onde bivia kon 3600 frankos al anyo.

      El se avia desidido a embiyar Leon a Paris, en konsakrando para este joven estundyante los 1200 frankos.  Leon amava su prima; ya se lo avia dicho.  Klara amava a su primo, ya se lo avia deshado entender.

      Leon, komo mansevo priviente ke era, pagava antes de todo de su mezada 100 frankos su kamareta; komprava bilyetos de abonamiyento de komer por todo el mes, pagava su akonto de 20 frankos al shastre ke le izo vistidos ala moda a su arivo a Paris, i despues sovre los 12 a 15 frankos ke le kedavan, metia syempre aparte tantas piyesas de 2 soldos por kuantos dias tenia el mes, pyesas destinadas a komprar el buketo ke ofresia kada dia a su prima, en azyendole su vijita de las 5 alas 6 la ora dela tadre.

      Klara avia deshado entender a Leon ke lo amava, i aki en ke manera:
Kada tadre, Klara, en troke del buketo del dia, rendia a Leon su buketo del dia de antes.

      I de donde lo kitava por remeterlo a Leon?  De sovre su seno.  I Leon apretava sovre sus lavyos este buketo yeno de virjinal guesmo de akea ke amava.

      Avia tres mezes ke el dulse i agradavle troke de buketos se azia kada tadre.  Disde un mes, ala demenda "Klara me amas" el buketo ke resivia Leon paresia responderle "si."

      Pero, esto no bastava a Leon, el demandava, solisitava, emplorava esta otra repuesta moda, kere dizir el esperava a este primer bezo, fyevrozo atorgo, troke de la pasyon del ombre kontra la timida kandor de la virjina, siyo de las almas, kazamyento de los lavyos, del kual naseran estos dos ninyos de amor: el "tu" i el "a ti" traendo kon si la familyaridad.

      Ah!  si el buketo ke le dava Klara, i ke el apretava sovre sus lavyos puedia dizirle kuantas vezes avia dado a este buketo loke refuzava al amante, si puedia kontarle todas las dulses i ermozas frazes ke aya le aderesava!

      Pero, este buketo kedava mudo i el povre Leon, en bezandolo i en respirandolo el a su torno, no savia, no savia meldar en el los sekretos giroglifos del amor.

      Avia tres mezes, dishimos, ke Leon i Klara se vian kada tadre.  Syendo ke la primera vijita ke le izo fue el 1 Jenaro, ya avia alkansado el 31 de Marso, i tan byen ke el povre estundyante tuvyera pasado ekonomikamente el mes, no le restava, el dia del 31, mas ke los ultimos soldos destinados ala komprida del buketo de viyoletas.

      El no era por esto muy triste.  El dia de antes, en rendyendole su buketo, Klara estuvo muy buena, i ya avia avlado una ora kon el, la mano en la mano, i le avlo de tan serka ke, si no tokava sus kariyos al menos sintia el veludo de su kuero, i si no avia tokado sus lavyos al menos el respirava del mesmo ayre ke avia sido respirado de eya.

      Avia tan poka koza entre esta pozisyon i akea de un bezo, ke era muy posivle ke el bezo de mesmo ke un chik, tuvyrea su deskaensya al kavo dia.

      En rendyendose Leon el 31 onde Klara, Leon, la kavesa en alto komo un amorozo trionfante, o sovre el punto de trionfar, avia bushkado en todo su kamino una vendedera de rozas de la kual podyera kumplir su regalo del dia.  Ya avia arivado a la punta de la kaleja de Klara, kuando atino serka la puerta dela ke amava, por una parte una vendedera de rozas i por otra una povera mujer tenyendo un ninyo enfirmo en sus brasos.

      Leon, el korason apretado, dyo la espalda ala povre, se aserko de la vendedera de rozas i eskojo el mas fresko buketo de viyoletas; pero en lo ke iva remeterle los 2 soldos:   "Piadad, si vos plaze, mi buen sinyor!" le grito la povra mandikante, "por mi chiko ninyo!.."

      Leon entonses la miro, la vido flaka, ke su chiko ninyo mas flako i mas palido de eya.

      Esta vista lo echo en una gran tristeza: si no da buketo, no ay el bezo tan dezeado!

      I por tanto, el desho kayer el buketo en el sesto dela vendedera i dyo los dos soldos ala mandikante.

      Despues, el suvyo la eskalera, i sono ala puerta de la ke amava.  Fue Klara ke vino avrirle.  Antes ke el retornara de su enkantamyento, la inosente muchacha se echo sovre su garganta i lo abraso.

      I myentres ke el bushkava a entender la kavza de tanta felisititad:
No bushkes, le disho eya, ya vide!...